Happy-Depre de Adolescentes sin Edad invita a sumergirnos en una extraña sensación de disforia.

Happy-Depre no podría tener un mejor nombre. Su sonido sumerge a quien se toma el tiempo de escucharlo en una extraña sensación de disforia. Las letras hablan sobre depresión, drogas y amores no correspondidos, interpretadas por la pasiva voz de Francois, pero acompañadas por música que, en esencia, es bailable. El disco exhala una tristeza enérgica, una suerte de angustia, pero en una dinámica de actividad generada por ritmos que perfectamente podrían sonar en una fiesta. Se trata de bailar solo en la oscuridad, como pregonaban otros célebres penquistas.

Sigue leyendo Happy-Depre de Adolescentes sin Edad invita a sumergirnos en una extraña sensación de disforia.