Reseña: Un viaje colorido por las historias de Cami del Mar en “Camaleónica”

Reseña: Un viaje colorido por las historias de Cami del Mar en “Camaleónica”

Con Camaleónica, la artista Cami del Mar da inicio a su carrera musical, en un viaje de seis canciones y veintitrés minutos de música la chilena busca entregar todo su sentir y poesía más interna, aquella que busca desnudar para entregar atmósferas y colores, dando vida a su mundo marino, como ella misma nos ha comentado previamente al lanzamiento.

Respecto a esta producción su autora se refiere de tal manera:

Camaleónica es un viaje hacia distintas voces, colores y facetas de mi ser femenina. Desde el primer tema “Despertar”, que es la voz que me despertó a la música, a seguir el sueño de compartir mi viaje (…) y culminando en la fiesta jocosa de “Chinito”, que contagia de alegría, juego y expresividad”.

Una colorida portada da la bienvenida a este nacimiento musical, donde se ve a la artista duplicada, al lado izquierdo se puede observar nítidamente su cara con una sonrisa misteriosa, y al lado superior derecho se superpone otra fotografía de su cara, pero de más cerca que se funde colores de la portada, aportando aún más al concepto de camuflaje y por tanto al nombre de esta obra.

De este modo esto se convierte en toda una experiencia desde el primer encuentro, puesto a que el empeño en la portada es transmitir colores, texturas y emociones diversas, que converge con la música que se escucha en el disco de principio a fin, donde ritmos blues, soul y pop son el hilo conductor de la sonoridad de Cami del Mar.

Despertar es el cruzar una puerta y darte cuenta que no hay vuelta atrás, es ese pequeño instante de tu vida en el que decides tomar las riendas y direccionarla hacia el futuro que quieres tener, pues como pregona su título es el abrir los ojos y con esta Cami del Mar nos invita enérgicamente a su mundo musical y es que no hay mucho más que explicar, pues estas ansias de iniciarse en la música y de abrirse en esta andanza tiene un origen en la vida de la artista y ese punto inicial no podría haber sido mejor elección que esta canción. Desde los primeros segundos muestra gran energía, con guitarra, batería y voces de la artista, que sólo se pausan para dar la pauta a que la voz principal comience a manifestar el guion de esta letra reveladora. Un rock-pop, con tintes blues y funk da vida a esta primera canción que al pie de la letra va narrando el proceso de la artista hacia su vocación musical, sin duda una canción muy inspiradora y llena de empoderamiento.

Luego nos encontramos con Ajena, canción con mucha fuerza y energía, pero que su letra nos narra de aquellos sentires más oscuros y dolorosos que siempre es mejor liberarlos, sacarlos para así poder limpiar el alma, en cierto modo esta canción cumple la función de catarsis, donde una pena cantada pasa a ser la solución a los problemas. Seguida de esta canción nos encontramos con Gato Tonto, la que con la anterior comparten un estilo en base a rock-pop, con la diferencia que la última tiene un toque más soul-funk, donde se puede sentir el sonido de teclados con sintetizadores de fondo, sin ser muy notorios, pero que cumplen una función atmosférica sumamente funcional. La letra narra relata en cierto modo una conversación muy pasional con un gato, quizá sea otra manera metafórica de vivir una catarsis, ya que la letra nos muestra a alguien que recrimina a este gato que pudiera simplemente ser la misma persona que habla, como también puede referirse a un estado de soledad donde la única persona con quien puedes liberar un dolor o pena es con el único ser que nos está acompañando y en este caso sería este personaje.

Así pasamos a Hojas libres, siendo exactamente la mitad de esta producción, que a su vez nos trae un mensaje claro en sus primeros segundos de existencia. Un tenue y tranquilo arpegio de guitarra nos invita a la cuarta canción del álbum, la reflexiva letra de esta canción nos lleva a un paisaje otoñal, donde nos llena de preguntas que lo más probable es que muchas personas nos hayamos realizado más de alguna vez en la vida. Una nostálgica canción blues llena de filosofía y emotividad, que sin ser triste nos transmite una sensación oscura, pero sin caer en la desesperanza, quizá la mejor manera de explicarlo sería mediante la comparación a aquellos días en los que uno no tiene energías para hacer cosas, sin embargo te mantienes en un estado reflexivo de sobre analizar tu vida o realidad.

Cuerpos Sedientos, sigue bajo la misma tónica de la canción anterior, un arpegio suave comienza junto a la dulce voz de la cantante, esta vez con un toque más íntimo, pues la reflexión que se trabaja en esta letra se centra en un sentir amoroso y romántico: “Fue como un baño lunar, cuando nos dimos los besos, que nadaron sin cesar por nuestros cuerpos sedientos” lo que a su vez se va fusionando a efectos de sonido que enfatizan la letra, sonido de agua fluyendo por ejemplo se logra sentir, entregando una sensación acuática. A medida avanza la canción va sufriendo distintas intensidades e intensiones que van marcando el arpegio de la canción, que es la misma que lleva el ritmo, dado a que esta canción es acústica, sin embargo son perceptibles los cambios musicales gracias a estos acentos de la guitarra.

El álbum finaliza con Chinito contagiando ánimos de una fiesta folclórica típica chilena, con una interpretación más teatral de Cami del Mar, ya que modula su vox para cantar dentro de esta música que a ratos te lleva a las fechas de celebración de fiestas patrias, y es que la guitarra con un rasgueo similar a una guaracha o cueca le entrega esta estética ya mencionada. Los punteos de guitarra electroacústica tienen un sonido muy folk, que en conjunto a la voz de la artista se transforman en una real pieza de despedida, nada casual que la cantante la haya elegido para dar cierre al álbum, ya que en esta canción se desprende alegría, pero tiene un toque de interludio, de tal modo ella nos dice “esto no es un adiós, si no un hasta luego”, cerrando perfectamente el ciclo de su primera producción y haciéndonos un guiño a que hay más de donde vino todo esto.

En cuanto a la letra, nos  habla de:  “el recorrido hacia reconocer diferentes emociones en la vida y en el amor hacia mi misma y en relación con quienes han acompañado mi camino, es además un viaje de observación y deconstrucción de las formas de expresarse y vivir”. De tal modo vemos como Cami del Mar nos comparte esta canción para cerrar dado a su gran significancia personal como musical, dando así un final preciso, ya que devuelve la energía con la que se comienza este disco.

Camaleónica, en resumen, es un primer encuentro con el mundo musical de Cami del Mar, un mundo colorido y diverso, que nos entrega propuestas tan distintas, pero nunca opuestas donde escucharemos guitarras eléctricas, bombos folclóricos, baterías y teclados, dando peso real al nombre elegido para titular la obra donde cada detalles está precisamente donde debe estar y seleccionado con inteligencia y astucia.

Agradecimientos especiales a sus mentores vocales del laboratorio artístico vocal RUMBOS Chile, y a su coach vocal Carlos Cáceres.

Escucha Camaleónica en todas las plataformas de distribución Musical Aquí.

 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: