Stern cedió de por vida los derechos autorales de la canción a Gustavo Gatica, por lo que todos los recursos que se generen irán en ayuda directa del joven y su familia.