La llama del metal chileno sigue viva con Dorso y su lanzamiento de Gore & Roll

Una tarde noche para el recuerdo vivo del metal Chileno que sigue cada vez renaciendo de sus propias cenizas, esta vez la vieja escuela se apodero del centro de eventos Blondie donde dieron cátedra de buen metal.

A eso de las 14:30 horas del dia Viernes 7 de febrero del 2020, la gente comenzó a aglomerarse a la entrada de este lugar para una vez màs estar presentes, acompañando a grandes bandas que comenzaròn hace casi 30 años atrás en el mitico Gimnasio Manuel Plaza a destrozar cráneos y oídos de quienes escuchaban estos nuevos sonidos sordidos, infernales, desgarradores, emitidos desde una guitarra, bajo, batería y guturales sádicos emitidos desde la voz de maestros como los son Rodrigo Pera Cuadra, Chris Squad, Yanko Ivo Tolic Cancino, Anton Reisenegger, Pancho Cautin, Alejandro Diaz, entre otros.

Toda historia tiene un comienzo y este inicio fue entre los años 80 y comienzo de los 90, cuando el metal chileno realmente era underground en época de dictadura buscando sucuchos donde poder exponer tocatas, época en la cual estas bandas para promocionarse tenían que dirigirse al legendario paseo las palmas e intercambiar material y vender demos en cassete para darse a conocer ante la pequeña multitud que se enteraba de creaciones nuevas gracias a los flyers y a la revista blasphemer.

Gracias a todos lo medios tecnológicos y promocionales, hoy podemos oír y ver a aquellas bandas de antaño, más vivos que nunca manteniendo la fuerza y la garra que los ha caracterizado por todos estos años.

Las bandas fueron dándose a conocer desde las 15 hrs, comenzando por Squad, banda chilena de crossover conformada por Chris Squad y sus secuaces, para después pasar a vastator, que marcaron presencia inhata, dando paso a las letras filosóficas y profundas de Warpath, Slavery, de orígenes comunales, manteniendo siempre el estilo de los riff con fuerza y metal en las venas. A las 19 hrs el infierno se abrió, las tinieblas tras el tiempo comenzaron en su tic tac y Massacre ardió en el escenario para dar a conocer su sonido temperamental en un escenario teñido de oscuridad, así traspasando la batuta a la banda de Pancho Cautin, Torturer, como así lo dice su nombre, torturando con su voz y bajo a los presentes. Comienza la ceremonia sangrienta sin ser escuchada, Attomic Agresssor enfunda la espada y su filo cortante comienza a surgir con riffs malévolos y desquiciados.

Solo el nombrar a la siguiente banda, marca prestancia en el escenario, rudeza, armonía y tradición, entregandonos el maleficio eterno que evoca a los demonios nebulares desde el averno, Pentagram, banda del istrionico Anton Reisenegger, dandonos a conocer maestría en estos tiempos de cólera para dar camino a la banda festiva de la instancia, a quienes una vez más nos entregan gore y rock and roll desde sus instrumentos, los fans Dorsalicos sólo necesitaban la presencia de una banda que entregó una disco sangrienta, Dorso, vocalizada por Don Rodrigo Pera Cuadra, Álvaro Soms, Gamal Eltit y Fran Muños, nos dieron a conocer su nuevo disco Gore&Roll, que nos entrega desquiciados riffs y estrenduosas voces departe de quien alguna vez, nos entregó un maldita sea.

Un evento que arrastra precedentes históricos dándonos a conocer que hoy por hoy la batuta y llama del metal Chileno, sigue viva.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías: Boris Burgueño Rivas

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.